Archivo por meses: Agosto 2012

Cómo crecen nuestros hijos: de los 5 a los 6 años

nina mirando medio pastelLos cinco años es una edad en la que se afianzan muchas habilidades motoras desarrolladas desde el nacimiento. Se siente seguro de sus posibilidades y conoce cuáles son los riesgos que puede asumir. Tiene conciencia de peligro.

Ha interiorizado su esquema corporal, es decir, su ubica a sí mismo con respecto al espacio y a los objetos: arriba-abajo, adelante-atrás, izquierda-derecha y diagonales.

  • Esto le permite establecer relaciones espaciales en el plano gráfico.
  • Su conocimiento del esquema corporal se refleja en los dibujos de la figura humana y en el amplio vocabulario referente al tema.
  • Nombra cada una de las partes del cuerpo y expresa cuál es su función.

Su pensamiento aun no es reversible, es decir, no puede comprender los procesos de transformación. Por ejemplo, al observar verter un líquido de un recipiente alto y delgado a otro bajo y ancho, asumirá que el primer envase tenía más líquido, debido a que su altura es mayor.

Su pensamiento simbólico se ha desarrollado: puede elaborar conceptos sobre la función de los objetos y pensar con antelación lo que va a realizar y expresarlo con palabras.

En esta etapa se alcanzan numerosos logros relacionados con el pensamiento lógico-matemático.

  • El niño puede seguir diferentes tipos de series e inventar las suyas propias, clasificar objetos por su forma, tamaño, color, establecer relaciones de espacio y tiempo, de causalidad y de correspondencia término a término.
  • Asocia el número con la cantidad hasta el diez e inicia la escritura de los numerales.

Otro gran logro de esta etapa es el desarrollo de la representación gráfica de ideas y palabras.

  • Puede escribir su nombre y apellidos e identificarlo en carteles.
  • Posee un gran interés por el aprendizaje de la lectura y escritura y disfruta mucho con los cuentos infantiles.

Es seguro, activo, independiente y perspicaz. Establece fuertes lazos de amistad con sus amigos, disfruta de los juegos en grupo y comprende las reglas lúdicas. Ante una diferencia, puede razonar y dialogar antes que reaccionar de manera violenta. Poco a poco, se vuelve más independiente de sus padres y es capaz de pasar tiempos prolongados en compañía de otros niños.

  • VVAA. (2003):“Autonomía personal y salud”. Editorial Altamar, Barcelona.
  • J. Palacios (1990): “Desarrollo psicológico y educación”. Alianza Psicología
  • M.C. Ordoñez Legarda,A. Tinarejo Miketta: “Estimulación temprana: Inteligencia emocional y cognitiva” Tomo I de 0 a 1.

Cómo crecen nuestros hijos: de los 4 a los 5 años

El cuarto año de vida constituye una etapa muy importante para el inicio del aprendizaje formal.

El niño de cuatro años tiene una locomoción muy coordinada y posee un buen sentido del equilibrio y control de movimientos en espacios reducidos. Todo el proceso de maduración neurológica y física de los años anteriores desemboca ahora en destrezas de movimientos finos para el manejo del lápiz, las tijeras, las agujetas y el pincel.

El niño posee un vocabulario amplio y emplea expresiones verbales nino tumbado en las hojas de otonopropias de su cultura, expresa su pensamientos con oraciones compuestas, está en capacidad de aprender a través de las palabras y entiende nociones espacio – temporales como antes-después y hoy-mañana. También puede establecer relaciones de causa-efecto y de orden (primero, segundo…).

Una característica de desarrollo del niño de cuatro años es su deseo e interés por aprender. Le gusta investigar los fenómenos de la naturaleza y el funcionamiento de objetos y máquinas que tiene a su alcance.

Posee un mayor tiempo de atención y concentración lo que le permite escuchar explicaciones verbales del adulto.

Esta es una etapa crítica para el desarrollo del pensamiento lógico-matemático. A partir de la manipulación de objetos establece relaciones de cantidad, inclusión, seriación y clasificación. Puede establecer relación entre el número y la cantidad de cero a cinco.

En lo que respecta al desarrollo socio-emocional, el niño de esta edad es muy sensible y solidario con las personas que le rodean. Tiene la capacidad de esperar su turno, compartir sus juguetes con un amigo, participar en juegos reglados y formar parte de un grupo de iguales.

  • VVAA. (2003):“Autonomía personal y salud”. Editorial Altamar, Barcelona.
  • J. Palacios (1990): “Desarrollo psicológico y educación”. Alianza Psicología
  • M.C. Ordoñez Legarda,A. Tinarejo Miketta: “Estimulación temprana: Inteligencia emocional y cognitiva” Tomo I de 0 a 1.