Archivo por meses: Junio 2014

Para mejorar mi autoestima puedo…

  • chica soplando estrellasRodearme de personas que me devuelvan una imagen positiva de mí misma.
  • No aceptar una crítica genérica (todo, nada, nunca, siempre) y pedir que concreten.
  • Detectar y cribar mensajes hostiles.
  • Cuidar el lenguaje con el que me hablo.
  • Hacerme responsable de mis actos.
  • Buscar algo que me apasione hacer.
  • Plantearme pequeños retos:
    • Reforzarme si los consigo.
    • Aprender de los errores si no los consigo.
  • Dedicarme tiempo.
    • Deporte.
    • Meditación, yoga, relajación…
  • Ayudar a los demás.
  • Reconcíliame con mis emociones.
  • Aceptar la tristeza como algo sano y natural (no significa que seas débil).
  • Enfréntame al miedo y transfórmalo en valor (si lo evitas aumentará y te limitará).
  • Aceptar que es imposible estar siempre a la altura. Humildad.
  • No caer en la trampa de exigirme tener alta autoestima.

 

Qué podemos hacer para fortalecer su autoestima

Reforzarles y motivarles

  • No escatimar en elogios:
    • Se debe reforzar más el esfuerzo que el resultado final.
    • Los elogios deben ser concretos, sinceros y contingentes.
    • Es mejor utilizar mensajes yo.
      • “Has hecho un dibujo muy bonito.”
      • “Me encanta tu dibujo.”
  • Escucharles y responderles.
  • Interesarnos por lo que sienten, piensan y hacen.
  • Empatizar con la emoción.
  • Tratarles con respeto.
  • Fomentar sus intereses y habilidades.

 

Guiarles

  • Proporcionarles normas: pocas, claras, consistentes.
  • Las críticas deben ser a la conducta, no al niño.
    • En lugar de decir: “Eres malo”.
    • Diremos: “Esto que has hecho está mal.”
  • Enseñarles una manera alternativa de hacer las cosas.
    • En lugar de decir: “No empujes la comida con el dedo.”
    • Diremos: “Empuja la comida con el pan.”

 

Darles autonomía y responsabilidad

  • Podemos asesorar, pero no actuar por ellos.
  • Animarles a que tomen decisiones por sí mismos y que se hagan cargo de las consecuencias de dichas decisiones.
  • Dar responsabilidades de manera progresiva y ajustada a cada edad.
  • Darles la oportunidad de resolver problemas.
  • Darles la oportunidad de fracasar.
  • Responsabilizar, no culpabilizar.