Archivo de la etiqueta: Pareja

Estamos contigo: Prioridades antes de ser madre

Cuando me propusieron participar, junto con otros profesionales de la salud, en una mesa redonda para charlar sobre maternidad y anticoncepción de urgencia, no pude decir que no. La agencia de comunicación que me contactó apostaba por aportar valor social con la campaña y lo ha conseguido a través de la iniciativa #YoTambién.

Sería un fracaso social que una sola mujer dejara de tomar la píldora del día después frenada por la vergüenza, la culpa o los prejuicios y como profesional de la salud me siento responsable. Si quieres más información sobre este método anticonceptivo de urgencia puedes consultar en la web www.ellaone.es/

Todos sabemos que ser madre en nuestra sociedad no es fácil, no digo que no merezca la pena, digo que no es fácil. La sociedad espera de nosotras, y lo que es peor, nosotras esperamos de nosotras mismas cumplir por un lado, con el ideal de “profesional de éxito” y por otro, con el ideal de “buena madre” y, a parte, estar estupendas por dentro y por fuera. Esto nos lleva a un sentimiento de inadecuación, de no llegar, de no estar a la altura. Por ejemplo, estoy en el trabajo disimulando que estoy agotada porque no he dormido, y a la vez, me siento culpable por no estar cuidando de mi bebé enfermo. Comprender que el malestar que me genera no llegar a alcanzar el ideal de “buena madre” y “buena profesional” viene impuesto por la cultura en la que vivo, me ayuda a darme cuenta de que no se trata de una “tara personal” que tengo que esconder y de la que sentirme avergonzada, sino que es algo estructural que nos sucede a todas y que tenemos que cambiar entre todos.

Una buena manera de empezar el cambio es hablando alto y claro sobre todo lo que nos avergüenza y por lo que nos sentimos culpables. La vergüenza se alimenta de silencio y también de criticas y juicios. Para la investigadora Brené Brown: “El círculo vicioso es el siguiente: cuando alguien nos critica nos sentimos heridos y avergonzados, y entonces juzgamos a los otros para sentirnos un poco mejor”. Sé que es muy difícil, pero tenemos que intentar no caer en la trampa y en su lugar decir #YoTambién.

Según una investigación de la citada autora entre las 12 categorías en las que las mujeres sienten más vergüenza están 4 de los temas tratados en esta mesa redonda: la maternidad, la familia, la crianza de los hijos y el sexo.

Las mujeres pasamos más tiempo de nuestra vida evitando ser madres que deseándolo. Cada vez tenemos hijos más tarde y cada vez más mujeres deciden no ser madres. Muchas postergan la maternidad por falta de condiciones favorable para ello y cuando quieren, ya no pueden. Entre las condiciones materiales están el empleo precario, las largas jornadas laborables, el difícil acceso a la vivienda, etc.. Y entre las condiciones familiares la dificultad de encontrar una pareja dispuesta a tener hijos en condiciones de igualdad. Porque el tener hijos, según las estadísticas, sigue afectando más a la carrera profesional de la mujer y la distribución de roles dentro del hogar sigue siendo asimétrica y se vuelve más desigual cuando llegan los hijos (A. Esteve, D. Devolder y A. Domingo, 2016). Miguel Lorente refleja muy bien como está el mercado matrimonial cuando dice: “Algunas mujeres buscan hombres que todavía no existen, y muchos hombres buscan mujeres que ya no hay».

Me alegra que se hable y se debata en público, cada vez más, sobre temas como la maternidad y la anticoncepción. El secretismo y los prejuicios no nos ayudan y llenan nuestra vida de vergüenza y de culpa. Ha sido un placer para mi poder poner mi granito de arena en esta mesa redonda rodeada de grandes profesionales y divulgadores. ¡Mil gracias!

Cómo prevenir las discusiones navideñas

Los erizos en los días de frío buscan la distancia óptima en la que acercarse los unos a los otros para poder darse calor sin pincharse con las púas. Me encanta este símil de Schopenhauer para ilustrar el difícil arte de convivir con nuestros seres queridos. No hemos elegido ni a nuestra familia de origen, ni a nuestra familia política, así que lo único que está en nuestra mano es encontrar esta distancia ideal en la que sentirnos arropados sin llegar a pincharnos.

Cuando llegan estas fechas, siempre recuerdo el divertido comentario de un buen amigo: “¿Cómo vas a pasar estas fiestas? ¿bien o en familia?”

campanas de navidadAunque tengamos la suerte te tener una familia unida y sin graves problemas, las comidas y cenas navideñas cuentan con muchos ingredientes para mermar nuestra paciencia y convertirse en el caldo de cultivo de discusiones y desencuentros:

  • Preparar una comida especial suele generar estrés en el anfitrión. Puede temer no estar a la altura, que las cosas no le salgan como quiere o en el tiempo previsto…
  • En los invitados puede surgir una cierta tensión por estar en una casa que no es la suya.
  • El reparto desigual de las tareas puede ser fuente de conflicto.
  • La comida o cena se puede convertir en una obligación, y que haya personas que vayan sin querer ir, con el malestar que esto conlleva.
  • En estas fechas suelen aflorar los sentimientos de pérdida por las personas que ya no están con nosotros. Estamos más sensibles y susceptibles.
  • Las cuestiones ambientales también influyen en que estemos más irritables. Suele hacer más calor y tenemos menos espacio del habitual.
  • Cambiamos nuestros hábitos y rutinas, y lo que puede resultar más perturbador, también las de los niños.
  • El alcohol juega un papel clave a la hora de encender la mecha de una discusión fuera de tono.

Los conflictos en los grupos de personas son naturales, muy comunes e incluso buenos, pero para evitar perder los papeles en estas fechas podemos tener en cuenta las siguientes pautas:

  • Si eres el anfitrión, ten muy claro que no existe la “Comida o cena perfecta”, hagas lo que hagas, a unos les parecerá genial, y a otros no tanto. No dudes en delegar y pedir ayuda. Jerarquiza y prioriza las tareas para no agobiarte.
  • Cada familia tiene sus normas y valores, y es fundamental ser respetuoso con ellas.
  • Si estás triste no te castigues por ello, es muy normal en estas fechas.
  • No aproveches la mesa para comentar lo que te molesta de alguno de los comensales, las críticas mejor hacerlas en privado y en condiciones más favorables.
  • Podemos aspirar a tener cierto control sobre lo que hacemos, pero pretender tenerlo sobre el comportamiento de los demás, tal vez sea demasiado pretencioso. Es inútil sentirse culpable o responsable de lo que hacen otros adultos.
  • Si vas a compartir mesa con alguien que no te gusta, haz el esfuerzo de ponerte en su lugar y prestar atención a sus aspectos positivos. Tal vez te sorprenda.
  • Duerme y cuida tu descanso. Puede parecer algo trivial, pero es clave para fortalecer nuestra paciencia.

7 citas sobre paternidad y relación de pareja

John Medina en su libro titulado “Viaje al cerebro del niño” retrata los conflictos y dificultades más comunes de las parejas que se estrenan como padres. Aquí, 7 citas suyas:

  1. “4 fuentes de conflicto conyugal en la transición a la paternidad: menos sueño, más aislamiento, una carga de trabajo desigual y la depresión.”
  2. “Solo la pérdida de sueño basta para predecir la mayor parte del aumento de las interacciones hostiles entre los nuevos padres.”tazas de cafe
  3. “La exposición sostenida a la hostilidad puede erosionar el cociente intelectual del bebé y su capacidad para gestionar el estrés.”
  4. “La calidad matrimonial disminuye entre el 40 y el 67% en el 1 años de vida del niño.”
  5. “Algunos investigadores afirman poder evaluar el nivel de desavenencia de un matrimonio tomando una muestra de orina reciente del bebé.”
  6. “Los bebés y los niño pequeños no siempre comprenden el contenido de una disputa, pero son muy conscientes de que algo va mal.”
  7. “La investigación muestra que el número de discusiones ante sus hijos es menos perjudicial que la falta de reconciliación observada por ellos.”